ALGO MÁS

 

No puede plantearse la cuestión de justificar un juego: Si uno juega, lo comprende.

No somos responsables de lo que pasa, pero estamos en la partida, podemos hacer otras jugadas. Como dicen los niños: ¿juegas conmigo?